La Federación Internacional de Asociaciones Bibliotecarias y Bibliotecas - IFLA está reestructurando su modelo de Gobernanza

Miércoles, 15 Julio 2020 12:24, en: Blog de Ascolbi: espacio web de reflexión, Por: David Ramírez-Ordóñez

IFLA está reestructurándose y esta puede ser una oportunidad para que las bibliotecas y la comunidad bibliotecaria colombiana tengan mucha más visibilidad y representatividad. Como integrante de la Sección de América Latina y el Caribe les cuento el contexto.

La Federación Internacional de Asociaciones Bibliotecarias y Bibliotecas - IFLA está reestructurando su modelo de Gobernanza

La Junta de Gobierno de IFLA, integrada por 10 personas de diferentes lugares del mundo, incluido nuestro colega Mexicano Jonathan Hernández, publicó una propuesta de un nuevo sistema de gobernanza para la Federación Mundial de Bibliotecarios. Esta propuesta busca reorganizar la Federación para hacerla más transparente, eficiente, colaborativa, con mayor representatividad regional, sostenible financieramente, con mayores oportunidades de participación para la gente, especialmente para jóvenes líderes y mejores formas de apoyo a voluntarios.

Se han venido desarrollando una serie de encuestas y consultas públicas, como por ejemplo la que cierra hoy para Latinoamérica, para lo cual informa Gerald Leitner, secretario general de IFLA, las respuestas y sugerencias que lleguen por correo electrónico harán parte de un informe resumiendo toda la información recibida. La Junta de Gobierno tiene previsto reunirse el próximo 23 de julio para revisar los resultados, discutir nuevas ideas y problemas y desarrollar las propuestas en consecuencia. De esta reunión generan un informe que será publicado.

Después de ello, compartirán detalles sobre las próximas mesas redondas virtuales abiertas, que se estarán dando a lo largo del mes de agosto, donde el campo de la biblioteca global tendrá más oportunidades para compartir ideas y comentarios sobre las propuestas. En el mes de septiembre, la Junta de Gobierno se reunirá nuevamente para revisar y finalizar la propuesta de Gobernanza, que luego se presentará en la Asamblea General, la cual será transmitida en vivo.

Lo que seguirá después, siempre y cuando haya un acuerdo en la Asamblea General para permitir la votación electrónica sobre los cambios en los estatutos, será pedir a los miembros de IFLA que voten sobre las propuestas finales. La meta, como lo anuncia el borrador de la propuesta es que en la próxima asamblea general de IFLA, que se realizará en el segundo semestre de 2020, se apruebe dicha reestructuración.


Un paso más en un camino largo

Éste no es un proceso nuevo, se remonta a una serie de iniciativas de IFLA que incluyen la Visión Global, el Almacén de Ideas sobre el futuro del sector bibliotecario mundial y ahora la Estrategia 2019 – 2024. Desde Colombia, creo que hay un desconocimiento de lo que está pasando y cómo podemos participar, por lo que textos como éste pueden darnos más claridades y prepararnos para los eventos que vienen a futuro.

Por lo general, siento que en Latinoamérica y en particular en Colombia no hacemos parte de estas actividades porque sentimos que el trabajo de la Federación es algo que pasa muy lejos de nosotros y nos enfocamos en reunirnos únicamente con los de nuestra región, como si hubiera un grupo de sabios en el otro lado del mundo que sabe qué es lo mejor para nosotros, cuando en realidad lo que deberíamos hacer es tomar el control de nuestro futuro y hacer parte de procesos globales que nos involucren. De hecho, no hay nadie que sepa más sobre el futuro de las bibliotecas colombianas que los bibliotecarios colombianos, y el dejar pasar este tipo de oportunidades implica que no tenemos voz, no hacemos visible nuestros intereses y preocupaciones y que si no me hablan en castellano “ellos” me excluyen, cuando puede ser que nosotros mismos nos estemos apartando de lo que pasa. Somos como los invitados a una fiesta que se quedan en un rincón sin hablar con nadie, sin creernos todas las cosas en las que somos buenos a nivel mundial.

El foco debería estar en las asociaciones

También he notado que se piensa en IFLA como en un espacio académico, cuando en realidad es el epicentro del movimiento asociativo y académico, que suele ocurrir en el Congreso Mundial de Información y Bibliotecas, que usualmente se realiza en agosto, pero en este 2020 no se realizará por el COVID-19. Como les contaba en este post: no hay un “IFLA Colombia”, pero si lo hubiera, ése sería ASCOLBI, sin embargo, nuestra cultura asociativa está muy diezmada por diferentes motivos y la pandemia nos hace temer aún más de estar cerca de otros y trabajar conjuntamente.

El participar en asociaciones pasa por establecer una red de colegas donde nos conozcamos, apoyemos y encontremos desde lo local, lo regional y lo mundial. De esta manera, pensar en el futuro de IFLA es pensar en cómo fortalecernos como sector bibliotecario y eso debería incluir la academia, las empresas, el gobierno y, sobre todo, las asociaciones, que son quienes tienen la capacidad de articular los diferentes sectores.

¿En qué va el debate?

Por ahora se presentó un documento para reestructurar las secciones, comités profesionales, grupos de interés y redes. Una reestructuración implica hacer las cosas de forma diferente a como se venían haciendo y eso, por supuesto, causa dudas sobre cuál será el futuro: si desaparecerán cosas o se crearán nuevas y cómo participaremos en lo que resulte.

Particularmente, he venido aplicando la metodología de Bibliotecarios Al Senado, el grupo de acción política de Ascolbi para empezar por hacer una lectura anotada de la propuesta y empezar un debate sobre nuestras dudas esbozando posibles escenarios para ver cómo nos afectan estas decisiones. Esta metodología ya nos funcionó bien, por ejemplo, en la construcción de comentarios para los lineamientos de ciencia abierta

La encuesta que recogía los comentarios al documento se cerró el 14 de julio pero tuvo reapertura de 24 horas para Latinoamérica y se cierra a la media noche de hoy, por ello los invitamos que hagan parte de este proceso de transformación y la diligencien aquí o en el enlace que señalé al comienzo; al menos desde Fundación Conector ya participamos y como en ocasiones pasadas, hemos verificado que nuestros comentarios sí han sido tenidos en cuenta.

Recomendaría que nos escribamos y dejemos comentarios para ir entendiendo estos cambios y ver qué es lo que más nos conviene como país para tomar decisiones informadas, conscientes y claras de hacia dónde queremos ir. ¿A usted le interesa la ciencia abierta y quiere que haya más de eso en las bibliotecas? Pues perfecto, a ver dónde lo incluimos. ¿Cree que las condiciones laborales no son justas y necesitamos más apoyo internacional? Pues este puede ser el momento para visibilizar la preocupación. ¿Quiere mayor movilidad profesional? ¿Por qué no hacer una iniciativa de Colombia para el mundo?

Mientras escribía mi tesis de maestría leí un libro del profesor Mockus, quien contaba una anécdota de un profesor del departamento de matemáticas de la universidad Nacional de Colombia: decía que un colombiano era sin duda mucho más inteligente que un japonés, pero que dos colombianos lastimosamente no eran más inteligentes que dos japoneses. Creo que estaría muy bien empezar a realizar acciones para desmitificar esta afirmación; podríamos aprovechar este debate o participar en el Grupo Imaginario para empezar a pensarnos hacia dónde queremos ir como profesión en este país y que esas ideas empiecen a materializarse. Yo me ofrezco a ayudar ¿quién más se anima?

Autor:

David Ramírez-Ordóñez

Estudiante de doctorado de la Universitat Oberta de Catalunya (Barcelona), parte del proyecto Where Are the Women in Wikipedia - WAWW. Magister en Educación de la línea de Educación para el conocimiento social y político y Profesional en Ciencia de la información - Bibliotecólogo de la Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá). Desarrolla proyectos digitales en Internet desde el 2005 relacionados con acceso a la información, gobernanza de Internet, derecho de autor, bibliotecas y narrativas digitales. Autor de iniciativas como la Calculadora colombiana de dominio público que fue reconocida como trabajo de grado honorífico, Bibliotecarios al Senado: grupo de acción política bibliotecaria que logró modificaciones a la ley de derecho de autor en Colombia a favor de bibliotecas, archivos y museos. Es participante como asesor experto del Comité de Copyright and Another Legal Matters y de la Sección de Latinoamérica y el Caribe de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas - IFLA. Fue seleccionado en 2016 por IFLA como uno de los 9 bibliotecarios líder a nivel mundial para hacer parte del Programa de liderazgo por sus logros en defensa y promoción de las bibliotecas.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.