Bibliotecas y protocolos: una lectura desde el sur

Lunes, 22 Junio 2020 14:54, en: Blog de Ascolbi: espacio web de reflexión, Por: Nancy Edelmira Castañeda Quitian

Yerko Quitral nos comparte su más reciente publicación en la que reflexiona sobre la situación actual de las instituciones culturales como bibliotecas, archivos y museos y expone aspectos importantes para la realización de los planes de bioseguridad en bibliotecas.

Una de las labores que complementa el desarrollo del taller en línea de fundamentos para la realización de planes de bioseguridad en bibliotecas, iniciado el pasado 8 de junio, ha sido el artículo de Yerko Quitral publicado el 16 de junio y titulado: Bibliotecas frente a la pandemia COVID-19: fundamentos y acciones en Latinoamérica. El artículo parte de un problema general y es el panorama de respuesta de las instituciones culturales y patrimoniales, por falta de espacios adecuados para realizar procedimientos de aislamiento y cuarentena, así como contar con los implementos de bioseguridad básicos y procedimientos actualizados.

Si bien la definición de protocolos en las últimas semanas ha sido prolífica, dichos documentos han caído en imprecisiones y en un uso indiscriminado de conceptos, que llevan a entender, por ejemplo, la esterilización, la sanitización, la higienización y la desinfección como un mismo término, cuando ello no corresponde. Lo mismo ocurre cuando se recomienda usar alcohol pero no se aclara que tipo de alcohol debe ser usado dentro de la familia de alcoholes, así como el tipo de agua que debe aplicarse para su disolución. Todo lo anterior hace que se tenga especial cuidado, sobre la interpretación que tenemos de estas directrices para la apertura de dichos espacios.

Yerko, quien es bioquímico y científico, además de conocer parte de la realidad de las instituciones culturales de varios países en Latinoamérica, hace evidente su conciencia sobre el uso de la terminología empleada y orienta la comprensión del artículo, comenzando por la descripción sucinta sobre la aparición del virus, sus características e impactos en la salud. Posteriormente describe los vectores pasivos y su relación con el virus; luego da un panorama de la situación actual de las instituciones culturales, exponiendo las cifras que arrojó la encuesta diseñada por él y respondida en 15 países de Latinoamérica. A partir de allí, describe las consideraciones generales de bioseguridad en bibliotecas, archivos y museos; la entrada de materiales y bienes patrimoniales. Hace una propuesta de aislamiento, cuarentena, selección de desinfectantes y utilización en bienes patrimoniales, finalizando con precauciones, perspectivas y conclusiones.

Acerca de la descripción de los datos arrojados por la encuesta sobre la situación en Latinoamérica, hace evidente que así como hay instituciones culturales (bibliotecas, archivos y museos) que cuentan con los recursos suficientes para adquirir insumos, además de contar con la capacidad instalada que se requiere para una apertura segura de los servicios en espacios físicos, éstas son la inmensa minoría frente a la totalidad de dichas instituciones. Esta situación corresponde en gran medida con la realidad frente a la cantidad de recursos que destinan los gobiernos, siendo el sector cultural uno de los entes que se ubica en los últimos de la lista por las bajas cifras en las asignaciones presupuestales, en relación con los demás Ministerios. A esto se suma la condición que imponen los gobiernos al determinar que el sector cultural no hace parte de los sectores prioritarios, en la reapertura para la gran mayoría de países en Latinoamérica.

Ahora bien, en relación con los protocolos para el ámbito de las bibliotecas, actualmente se cuenta con varias propuestas construidas desde referentes internacionales, sin embargo esta variedad es equivalente a la cantidad de interpretaciones que pueden tener dichos documentos, los cuales pueden llevar a entender que un protocolo debe ser extenso, cargado de tecnicismos, éstos últimos muchas veces venidos de regiones distantes o traídos del sector de la salud y que no necesariamente guardan relación con el propósito del documento, lo cual da a entender su completitud y ello no es así precisamente, debido a que el margen de ambigüedad, de estándares inalcanzables o inadaptables, así como el hecho de no ser concebido bajo la identificación de necesidades propias, determina su nivel de acierto o desacierto.

Un protocolo debe ser sencillo, práctico y la terminología usada debe favorecer su comprensión. Para lograr este punto medio es importante tomarse el tiempo para entender el qué, y posteriormente proyectar el cómo, porque puede haber buenos protocolos pero con tanta información, al final no se sabe qué hacer.

Lo anterior hace parte de las reflexiones que se han generado en el desarrollo del taller, las cuales se complementan con la invitación que les hacemos para que lean el artículo de Yerko aquí y así mismo nos aunemos a su propuesta, sobre continuar la reflexión y el aporte para llevar a cabo acciones responsables, las cuales favorezcan la vida, la salud mental y el acceso a la información y el conocimiento, lo cual no debe limitarse a ser obtenido a través de internet y más cuando sabemos que para algunas regiones y en la ruralidad, tanto en el país como en Latinoamérica, la única posibilidad de acceso son las bibliotecas físicas de los municipios o veredas. 

Referencias

  • Etiquetas: Bibliotecas, Bioseguridad, Covid-19, Protocolo
  • Calificar:
  • Vistas: 1539

Autor:

Nancy Edelmira Castañeda Quitian

Nancy Edelmira Castañeda Quitian

Magíster en Desarrollo Educativo y Social de la Universidad Pedagógica Nacional, profesional en Sistemas de Información, Bibliotecología y Archivística de la Universidad de La Salle, con conocimientos en el diseño y ejecución de proyectos en el campo de las bibliotecas, la lectura y la escritura. Ha sido tutora departamental de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas, pasante del Ministerio de Cultura y Coordinadora de la Red Departamental de Bibliotecas Públicas del Vaupés. Actualmente hace parte de la junta directiva de Ascolbi.

Correo: Peica83@gmail.com

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.