Unidades de información y desarrollo sostenible en Colombia: reflexiones sobre paz y biodiversidad

Domingo, 09 Julio 2017 19:36, en: Blog de Ascolbi: espacio web de reflexión

Las unidades de información, además del rol que tienen en los procesos de investigación y en el acceso a la información, específicamente sobre temas de biodiversidad y problemáticas medioambientales como el cambio climático, también están llamadas a trabajar por la apropiación y preservación del conocimiento autóctono, a fomentar la creación de capacidades en las comunidades con sus propias maneras de relacionarse con la naturaleza, sus “tecnologías”, para intervenir los ecosistemas de los cuales hacen parte y mejorar su calidad de vida.

 

Unidades de información y desarrollo sostenible en Colombia: reflexiones sobre paz y biodiversidad

Los bibliotecarios colombianos tenemos una enorme responsabilidad en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la iniciativa de las Naciones Unidas para consolidar la agenda 2030 para el desarrollo sostenible (tiene 17 objetivos y 169 metas) ya que valora la alfabetización universal y ha incluido el acceso a la información en el Objetivo 16. “Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales” (ONU, 2016). Asimismo, La IFLA enfantiza sobre el importante papel de las unidades de información en el cumplimiento de los ODS.

En bibliotecarios, unidades de información y profesionales de la información recae la responsabilidad de emprender acciones directas ante los retos que presenta el contexto colombiano del posacuerdo.  En este escenario, el sector bibliotecario colombiano deberá reflexionar y desarrollar estrategias que recojan lo ya realizado sobre la paz y el conflicto armado para diseñar servicios que vinculen la reparación, el rescate y la apropiación de la memoria histórica (SILVA, MONCADA, ÁVILA, 2016) con el fomento de la conservación de la biodiversidad y el uso sostenible de los ecosistemas, tal y como se pretende con los ODS 12 al 15.

El objetivo 15 sobre vida de ecosistemas terrestres es especialmente relevante para Colombia, pues busca “Proteger, restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y poner freno a la pérdida de la diversidad biológica” (ONU, 2016). Colombia es uno de los países con mayor diversidad biológica del planeta.  De acuerdo con el Sistema de Información sobre Biodiversidad de Colombia, en 2015, en el país se estima alrededor de 56.343 especies, siendo el primero a nivel mundial en aves y orquídeas, el segundo en plantas, anfibios, peces dulceacuícolas y mariposas, el tercero en reptiles y palmas y el cuarto en diversidad de mamíferos. (SIB Colombia, 2016)

Oportunidades de impacto

Las unidades de información, además del rol que tienen en los procesos de investigación y en el acceso a la información, específicamente sobre temas de biodiversidad y problemáticas medioambientales como el cambio climático, también están llamadas a trabajar por la apropiación y preservación del conocimiento autóctono, a fomentar la creación de capacidades en las comunidades con sus propias maneras de relacionarse con la naturaleza, sus “tecnologías” para intervenir los ecosistemas de los cuales hacen parte y mejorar su calidad de vida.  Las unidades de información también influyen en la toma de decisiones locales sobre asuntos que competen a comunidades que afectan directamente los ecosistemas, la pesca, la caza, el uso del suelo y del agua. Así como trabajar por el acceso a los datos, los recursos y la formación para el uso de las TIC.

Sumado a lo anterior, en Colombia asistimos a un momento histórico con el fin del conflicto armado con las FARC-EP y el proceso para implementar los acuerdos de paz con el Gobierno. Asimismo, más del 50% de los bosques, paramos y humedales se encuentran en municipios priorizados para el posconflicto. (BIODIVERSIDAD, 2015).

Especialmente en territorios y ecosistemas donde hubo conflicto armado, las bibliotecas comienzan a ser espacios sostenibles y de paz, que generan en sus comunidades nuevas prácticas de acceso a la lectura y la información y de apropiación del conocimiento.

Ese tipo de prácticas y acciones permiten reflexionar y resignificar el papel de las bibliotecas tal como lo señala IFLA: “Las bibliotecas son instituciones sostenibles; ellas comparten recursos dentro de la comunidad y a nivel internacional y garantizan a todos el acceso a la información. Todas las bibliotecas desempeñan un rol significativo en el acceso a la información, investigación y conocimiento al promover la investigación informada y el acceso público a la información sobre cambio climático, y también juegan un rol clave en la preservación del conocimiento autóctono –que incluye la toma de decisiones locales sobre los aspectos fundamentales de la vida que incluyen la caza, la pesca, el uso del suelo y el uso eficiente del agua.” (IFLA, 2016).

¿Qué acciones podemos emprender?

El sector bibliotecario enfrenta varios retos en escenarios de paz y el desarrollo sostenible como crear un conjunto de acciones, servicios y recursos bibliotecarios orientados a la sustentabilidad de las bibliotecas y sus prácticas, es decir, a fortalecer la relación entre la cultura y el ecosistema. 

Desde una biblioteca rural que desarrolla competencias en las comunidades para intervenir sosteniblemente los ecosistemas, hasta una biblioteca pública en una ciudad que genera espacios de formación sobre el reciclaje y dietas saludables; o una biblioteca comunitaria que ayuda a generar estrategias para el abastecimiento de agua y formas de saneamiento así como la creación de nuevas pautas de consumo y producción de alimentos. Servicios como la formación en el uso sostenible de ecosistemas, gestión de bosques, etc.;  el fomento de la lectura crítica sobre políticas de desertificación, degradación de tierras y pérdida de diversidad biológica, etc.; formación en el uso de las TICs y manejo de información; promoción del dialogo de saberes; apoyo al desarrollo de capacidades en las comunidades y fomento de la participación de ONGs, la academia, centros de investigación y demás organizaciones relacionadas con la gestión sostenible de la diversidad biológica. Desarrollo de recursos como la creación de colecciones biológicas y consolidarlas como patrimoniales. Difundir en las comunidades de las bibliotecas los recursos de información que beneficien directamente. Impulsar el desarrollo de la disponibilidad de datos con el fin de aportar desde las bibliotecas a la veracidad y cobertura en la obtención de datos para medir el cumplimiento de los ODS. Mejorar el acceso a la información sobre diversidad biológica, ofrecer y construir bases de datos relacionadas con temáticas de sostenibilidad biológica, etc.

Si bien, las bibliotecas académicas que hacen parte de universidades e instituciones de educación superior, desde su misión en efecto apoyan los procesos de formación y de investigación en torno a temas biológicos y ambientales y la generación de conocimiento para transformar y solucionar las problemáticas relacionadas con la diversidad biológica; el reto para esas bibliotecas es ampliar el rango de su trabajo para así sistematizar experiencias de bibliotecas, inmersas en espacios educativos, ONG’s y centros de investigación relacionadas con la conservación de la biodiversidad que permitan diseñar mejores servicios y estrategias en torno a lo ambiental.

Sin embargo, la materialización de las ideas gestadas en los distintos tipo de bibliotecas requieren del trabajo con aliados que acompañen esos “procesos de apropiación del espacio público, del acceso a la cultura, el apoyo en los procesos de enseñanza, investigación y formación ciudadana, de creación de espacios de discusión y apropiación de la memoria histórica y del conocimiento social, científico y cultural”. (SILVA, MONCADA, ÁVILA, 2016).  

¿Cómo organizarnos? 

Las asociaciones son clave para logar los ODS, tal como lo establece el objetivo 17. Los convenios estratégicos permitirán ampliar la capacidad de trabajo de las mismas. “De esta manera, la construcción de la paz requiere fortalecer acuerdos sociales e instituciones renovadas, que protejan el patrimonio ecológico del país, que impulsen economías regionales sostenibles y que garanticen los derechos fundamentales de las personas. Es necesario implementar nuevas estrategias de gestión del conocimiento que contemplen los avances de la academia y los aportes de otros sistemas de conocimiento (tradicional, indígena o local), con miras a promover comunidades de práctica y aprendizaje capaces de orientar cambios, de hacer frente a situaciones inesperadas, de disminuir la vulnerabilidad y de incrementar la resiliencia socioecológica de aquellos territorios donde tendrán lugar acciones para la consolidación de una paz sostenible. La construcción de esta paz requiere territorios saludables y resilientes, una economía para la vida acorde con las características ecológicas de las regiones, un diálogo permanente y una visión de largo plazo.” (TAPIA; BioDiversidad: 2015)

En resumen, la implementación de los ODS en Colombia ofrece a las bibliotecas oportunidades y retos para demostrar que pueden transformarse y continuar con su importante papel en el desarrollo de la sociedad. Por un lado podrá sistematizar experiencias de desarrollo y uso de información y de apropiación de las TIC que le permitirá redefinir mejor el rumbo de la profesión bibliotecológica; y por otro, enriquecerá la discusión sobre el futuro de las bibliotecas.

Por otra parte, hay varios retos, especialmente para el contexto colombiano, en lo que respecta a hacer valer el papel de las bibliotecas en el desarrollo. Si bien existen en Colombia, una sólida red de bibliotecas públicas, un plan nacional de lectura y bibliotecas, y muchas acciones que se realizan desde el Estado y desde el sector privado es necesario seguir reflexionando y generando insumos para definir políticas más acordes con la nueva realidad que un escenario de paz le ofrece a Colombia para su desarrollo sostenible.

 

Referencias bibliográficas

 

 

IFLA. (2016). International Federation of Library Associations and Institutions. Acceso y oportunidades para todos. Cómo contribuyen las bibliotecas a la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.

ONU. (2015). Objetivos de Desarrollo sostenible: 17 objetivos para transformar nuestro mundo.  En: http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/

SILVA, Cristina, MONCADA, José Daniel, ÁVILA, Javier David (2016). Peace and Sustainable Development in Colombia: Reflections and Actions from the Library Sector En:  https://www.ifla.org/node/11257

SiB Colombia (2016). Biodiversidad en cifras. Disponible en: http://www.sibcolombia.net/web/ sib/cifras Acceso: marzo 1 de 2016

TAPIA, Carlos., MOSQUERA, Sandra Liliana, TAMAYO, Edwin.(2016). Biodiversidad y posconflicto. Territorios de paz. En:  GÓMEZ, María Fernanda, MORENO, Luz Adriana. Andrade, Germán Ignacio,  RUEDA, Cristina. (Editores), BioDiversidad 2015: Estado y tendencias de la biodiversidad continental de Colombia. (pp. 404- 40?). Bogotá: Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt.

  • Etiquetas: Biodiversidad, Objetivos de Desarrollo Sostenible, ODS, Paz
  • Calificar:
  • Vistas: 271

Créditos:

Texto: Alejandro Vega, Texto: David Ávila

Comentarios (2)

  • Alexader Falla

    Alexader Falla

    14 Julio 2017 a las 09:16 |
    Me gustaría saber con quien puedo contactarme para desarrollo proyectos .

    Responder

    • Comunicaciones Ascolbi

      Comunicaciones Ascolbi

      07 Agosto 2017 a las 08:09 |
      Muchas gracias Alxander, cuéntanos sobre tu iniciativa y todas tus inquietudes al correo comunicaciones@ascolbi.org, allí te daremos respuesta.

      Responder

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.