Las asociaciones profesionales de bibliotecólogos: retos y oportunidades

Viernes, 06 Mayo 2016 11:53, en: Blog de Ascolbi: espacio web de reflexión, Por: Mónica Páez Sierra

La consolidación de profesionales alrededor de las asociaciones es un elemento imprescindible para el fortalecimiento de la Ciencia de la Información, en ese sentido, se exponen las experiencias de cuatro asociaciones de bibliotecólogos con el fin de identificar sus características, fortalezas y dificultades entorno a su ejercicio. Finalmente desde esta perspectiva se enuncian algunos retos y oportunidades para Ascolbi en su camino al fortalecimiento como asociación, así como las responsabilidades de los profesionales frente a esta.

“La fragmentación de un colectivo es perjudicial, porque limita su capacidad de influencia” (Pérez, 2010, p. 82)

Las asociaciones han prevalecido durante el transcurso de la evolución humana dada la importancia que estas ejercen sobre el desarrollo individual y colectivo del ser humano, tanto así, que el acto de asociarse ha significado la supervivencia humana desde los entornos más primitivos hasta la vida contemporánea. En ese sentido, el ser humano desde su origen sintió la necesidad de pertenecer a un colectivo para la consecución de recursos, protección, supervivencia y bienestar, con el fin de lograr un intercambio de ideas que le permitió su desarrollo y capacidades de evolución, más allá de la adaptación de su cuerpo, desde el cambio de comportamientos para poder sobrevivir al frío, el calor, el olvido y en general a los demás retos que la naturaleza y la misma sociedad creciente le imponía. Así, con el crecimiento de la sociedad surgen dos corrientes de la asociación humana: una de carácter involuntario y otra de carácter voluntario. La primera hace referencia a los grupos familiares, las castas, las clases sociales y las comunidades que dependen directamente de la tierra y el parentesco. Y por su parte la asociación voluntaria se refiere a:

… un grupo organizado de personas: (1) que se forma con objeto de lograr algún objetivo común a sus miembros; (2) en el cual la afiliación es voluntaria, en el sentido de que ni es preceptiva ni se adquiere por nacimiento, y (3) que es independiente del Estado. (Banton y Sills, 1979, p. 615)

Tenemos entonces que las asociaciones surgen primitivamente por motivos sociales y económicos y que las voluntarias o específicamente las asociaciones profesionales, hoy por hoy, se vinculan con la promoción y/o defensa de un grupo de personas, un área de conocimiento, el mejoramiento de condiciones laborales, el reconocimiento de sus integrantes, entre otras situaciones. Obteniendo un desarrollo social más ligado a la vinculación de experiencias y conocimientos desde la consolidación de una identidad gremial y la persecución de un mismo fin para el desarrollo de sus asociados y área de conocimiento, tanto como su preocupación por los aportes necesarios para el desarrollo de la sociedad.

A partir de la anterior consideración, las asociaciones profesionales han estado vinculadas al ejercicio de fortalecer las carreras profesionales y su objeto de estudio desde de la vinculación de saberes con las necesidades crecientes de la sociedad, es decir, con los saberes más específicos sobre un campo de conocimiento y que necesariamente son requeridos por los gobiernos con el fin de apoyar sus decisiones en función de los criterios técnicos y disciplinares que cada problema social requiere. Sin embargo, esto solo ocurre cuando las asociaciones profesionales están vinculadas activamente con las necesidades de la sociedad.

En ese sentido, para el caso de la bibliotecología, agremiaciones como la American Library Association (ALA) que ha marcado un hito importante en la sociedad desde el “(…) liderazgo para el desarrollo, promoción y mejoramiento de los servicios de información en las bibliotecas y la profesión en Bibliotecología con el fin de mejorar el aprendizaje y asegurar el acceso a la información para todos..” (Gupta, 2006, p. 190), se ha vinculado en diversas actividades para lograr que la Bibliotecología sea reconocida a partir de la difusión de los recursos y servicios de información presentes en las bibliotecas para así lograr una sociedad más democrática e informada con los beneficios que brindan las bibliotecas, así como el reconocimiento de la formación en bibliotecología. Un ejemplo de las acciones de la ALA es la constante lucha para que el Bibliotecólogo del Congreso sea un cargo ocupado por una persona con los conocimientos en ciencia de la información y bibliotecología (United States. Congress, 1993), ya que el cargo ha sido ocupado usualmente por otras profesiones como historiadores, abogados, entre otros, generando graves problemas en la planeación y ejecución de las responsabilidades de la biblioteca, como lo reportó la Government Accountability Office a propósito de la dirección de ésta, por parte del licenciado en Artes y doctor en Filosofía James Hadley Billington. Dicha oficina indicó que la biblioteca carecía de: planeación estratégica, gestión de la inversión, seguridad y privacidad de la información, gestión de servicios y liderazgo (2015, p. 2), lo que demostró la necesidad de un profesional en ciencias de la información o bibliotecólogo integral que permita el cumplimiento de los deberes de la biblioteca. Por consiguiente, este informe sirvió de respaldo a ALA para insistir en la necesidad de que el cargo sea ocupado por un bibliotecólogo profesional (Young, 2015), por esta razón justo este año -2016- el presidente estadounidense por primera vez nominó en la terna para dirigir la Biblioteca del Congreso a la bibliotecóloga Carla Hayden (Fandos, 2016).

En ese mismo ámbito L’Association des Bibliothécaires de France ha enfocado sus esfuerzos en el reconocimiento de la bibliotecología, así como la lucha por el acceso a la información. Cuenta con 3.000 miembros profesionales, tiene un equipo permanente de cinco empleados que coordinan y gestionan los componentes administrativos y la gestión de publicaciones, un consejo nacional compuesto por los presidentes de los grupos regionales, y 23 grupos regionales (Association des Bibliothécaires de France, 2015). Sus acciones son divulgadas a través de la revista Bibliothèque(s), previamente denominada Bulletin d'informations . Así mismo cuenta con una colección denominada Médiathèmes en la cual se publican guías prácticas y manuales pedagógicos sobre la gestión bibliotecaria. Su última publicación de Bibliothèque(s) hace un análisis sobre la gestión de recursos digitales, presentando una serie de datos como: número de bibliotecas con recursos digitales, número de bibliotecarios preparados para este tipo de recursos, inversión de las bibliotecas en los recursos digitales, entre otros aspectos. Así mismo hace un análisis de la interacción de los ciudadanos con el acceso a la información y los derechos de autor, entre otros temas. Este tipo de publicación muestra el gran trabajo que se hace a partir de la asociación, ya que permite comprender un panorama actualizado sobre el compromiso de las bibliotecas con la formación ciudadana y la inclusión social, así como las actividades que se hacen desde L’Association des Bibliothécaires para el reconocimiento de la profesión en Francia.

En contraste con las anteriores asociaciones, países como España o Australia se han interesado por abordar las dificultades que atañen a las asociaciones de bibliotecología, así como de otras profesiones. España por tu parte desde la Asociación Andaluza de Bibliotecarios a través del desarrollo de una mesa redonda presentó las siguientes dificultades en la consolidación de las asociaciones (Pérez, 2010, pp. 77 – 86):

  • Falta de vinculación de las asociaciones con la academia.
  • Baja asociación de los profesionales.
  • Creación de nuevas redes de asociación debido a la falta de entendimiento con las existentes disminuyendo las posibilidades de trabajo en conjunto.
  • Falta de reconocimiento por parte del Estado.

En el caso de Australia bajo un estudio que consultó a diversas asociaciones de profesionales incluida la Australian School Library Association (ASLA) y la Library & Information Association of New Zealand Aotearoa (LIANZA) se identificaron los siguientes retos a nivel general (Survey Matters, 2013):

  • Retrasos en la actualización de nuevas tendencias para la gestión de información.
  • Cambios tecnológicos crecientes y constantemente cambiantes.
  • Carencias para la consolidación de la reputación de la profesión.
  • Cambios en las condiciones del mercado y sus repercusiones a corto y largo plazo.
  • Incertidumbre normativa con respecto al ejercicio profesional.

Es de apreciar entonces que las asociaciones a pesar de su importancia en el ámbito profesional se enfrentan a diversos retos y dificultades que dependen del trabajo en equipo y su consolidación entre los profesionales. Por esta razón cabe señalar los resultados del programa Building Strong Library Associations desarrollado por la IFLA (2012), donde se evaluó a seis asociaciones bibliotecarias de diferentes países con el fin de lograr a corto plazo el establecimiento de lazos de cooperación con nuevas organizaciones y la ampliación de la red de miembros de la asociación y a largo plazo el asocio con organizaciones pares para lograr un mayor desarrollo y vinculación a nivel internacional. Todo esto a través del mejoramiento de la capacidad operacional de la asociación, el desarrollo de la visión y la estrategia, la construcción de redes de cooperación y fortalecimiento de las relaciones con los miembros actuales y potenciales, y finalmente la participación más activa de los miembros de la comunidad bibliotecaria en los debates sobre los temas de actualidad que afectan el campo de acción.

Conclusiones

Luego de los aspectos analizados anteriormente se puede concluir que las agremiaciones promueven los saberes colectivos para el continuo desarrollo de la formación bibliotecaria, fortaleciendo así su legitimidad, confianza y trabajo en equipo de sus profesionales. Todo esto logra una participación activa en los debates que suscitan las transformaciones sociales y políticas relacionadas con el acceso justo y digno a la información y la democratización del conocimiento.

Por otro lado, el mundo contemporáneo necesita que sus asociaciones permanezcan vigentes y visibles en los temas coyunturales de los entornos sociales, académicos y técnicos, por lo que necesita divulgar su trabajo a través de la publicación de artículos y documentos donde se analice frecuentemente el estado de la cuestión así como los avances logrados en cada uno de los componentes de trabajo de la asociación. Como por ejemplo el caso de Europa y el derecho de préstamo público que suscitó diversas controversias al respecto entre los bibliotecólogos y la propia ciudadanía.

En ese sentido las asociaciones tienen grandes oportunidades de mostrar sus fortalezas frente a una sociedad cada vez más cambiante. Para el caso colombiano, y específicamente del Colegio Colombiano de Bibliotecología (Ascolbi) sería significativo buscar una mayor vinculación con otras asociaciones a nivel mundial, participar y liderar investigaciones nacionales, regionales e internacionales; este tipo de acciones son uno de los caminos que permitirían consolidar el conocimiento que desarrolla el país en el área de bibliotecología, además de fortalecer las actividades de formación y las acciones políticas de reconocimiento profesional a través de la comprensión y cumplimiento de la legislación relacionada con el ejercicio profesional de la bibliotecología en Colombia.

En términos de gestión administrativa, las asociaciones deberían evaluarse de forma permanente e identificar las necesidades del país y de los asociados con el fin de adquirir mayor reconocimiento, credibilidad y confianza. Por último, los asociados deben tener claro los beneficios de la vinculación con la asociación, así como sus responsabilidades para con esta, (como las actividades de investigación, formación y acción política), ya que cada mano que se sume en la consecución de un mismo fin logrará fortalecer el trabajo colectivo, estratégico y profesional de la bibliotecología en Colombia.


Referencias

Association des Bibliothécaires de France. (2015, mayo 22). L’Association des Bibliothécaires de France c’est…. Recuperado 6 de marzo de 2016, a partir de http://www.abf.asso.fr/1/113/228/ABF/l-association-des-bibliothecaires-de-france-cest

Banton, M., & Sills, D. (1979). Asociaciones voluntarias. En Enciclopedia internacional de las ciencias sociales (Vol. 1, pp. 611 - 627). Madrid.

Fandos, N. (2016, febrero 24). Carla Hayden Nominated to Head Library of Congress. The New York Times. Recuperado a partir de http://www.nytimes.com/2016/02/25/us/carla-hayden-nominated-to-head-library-of-congress.html

Gupta, D. K. (2006). Marketing Library and Information Services: International Perspectives. Walter de Gruyter.
International Federation of Library Associations and Insatitutions, IFLA. (2012). Building strong library associations. Impact report 2012. Netherlands. Recuperado a partir de http://www.ifla.org/files/assets/alp/BSLA/impact-report/IFLA_BSLA_impactreport_2012.pdf

Pérez, T. S. (2010). Las asociaciones profesionales como redes de responsabilidad. Boletin de la Asociacion Andaluza de Bibliotecarios, 25(100), 77-86.

Survey Matters. (2013). Associations matter: 2013 state of the sector report. The Australasian Society of Association Executives. Recuperado a partir de http://www.psc.gov.au/professional-standards-research/associations-matter-2013

United States. Congress. H. R. 906. To require that the Librarian of Congress be appointed from among individuals with specialized training or significant experience in the field of library and information science., H.R. 906 (1993). Recuperado a partir de https://www.congress.gov/bill/103rd-congress/house-bill/906/text

United States. Government Accountability Office. (2015, marzo). Library of Congress: Strong Leadership Needed to Address Serious Information Technology Management Weaknesses. Recuperado a partir de http://www.gao.gov/products/GAO-15-315

Young, C. (2015, junio 23). ALA urges President Obama to select a librarian to head Library of Congress. Recuperado 9 de marzo de 2016, a partir de http://www.ala.org/news/press-releases/2015/06/ala-urges-president-obama-select-librarian-head-library-congress

  • Etiquetas: Asociaciones profesionales, Bibliotecología, Trabajo colectivo
  • Calificar:
  • Vistas: 1266

Autor:

Mónica Páez Sierra

Mónica Páez Sierra

Bogotana, estudiante del programa de Sistemas de Información y Documentación de la Universidad De La Salle, Tecnóloga en Administración en Sistemas de Información y Documentación, con experiencia en la gestión de fuentes y recursos de información, procesos de gestión documental y gestión de calidad. Habilidades en investigación, análisis de datos y gestión de citas y referencias bajo el formato APA.

Correo electrónico: mopaezsi@gmail.com

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.